Archive for Abril, 2010

Archivo de noticias

Martes, Abril 20th, 2010

Desde la publicación del borrador del Anteproyecto de Ley sobre la desafectación del tramo de 14 kilómetros de la Cañada Real Galiana a su paso por Coslada, Madrid y Rivas-Vaciamadrid, hemos advertido un incremento del interés de los medios de comunicación por este lugar y sus aledaños (especialmente por el poblado del Gallinero).

Las noticias (más de 50 referencias) que habíamos reunido y compartido durante los últimos meses forman parte, desde ahora, de la documentación disponible en nuestra web, con el fin de promover y facilitar el análisis del proceso histórico reciente.

Para entender mejor este proceso hemos colgado algunas noticias anteriores a julio de 2009, fecha de la publicación del borrador. En primer lugar, el artículo de María Teresita Franchini Una ciudad lineal espontánea: La Cañada Real de Merinas publicado en 1988 por la revista Ciudad y Territorio, en el que analiza espacial y socialmente el tramo estudiado. Los resultados del análisis no son extrapolables a la realidad actual, aunque las notas históricas conservan todo su interés (en 1988 el uso del 20% de las parcelas era hortícola, y el del 21%, de vivienda y huerto).

En segundo lugar, Belén Butragueño aportó una serie de artículos que analizaban la importancia y, por desgracia, abandono de las vías pecuarias (desde junio de 1993 hasta abril de 1999) así como el desarrollo de la Ley 3/95 de Vías Pecuarias.

En relación con el estado de impunidad territorial que hemos detectado en la franja sureste del área metropolitana de Madrid (proximidad del Vertedero de Valdemingómez con el Parque Regional del Sureste, la Cañada Real Galiana o los futuros desarrollos urbanísticos de la capital), recomendamos examinar otra serie de artículos de prensa reunidos sobre esta zona desde febrero de 1994 hasta agosto de 2001 (en abril de 1999 se cifraban en 10.000 los habitantes de los tramos incluidos en la ley frente a los más de 40.000 estimados en la actualidad), o el reportaje sobre el nuevo Parque Forestal de Valdemingómez.

Unos meses antes del revuelo mediático originado por el Anteproyecto de Ley, Paco Pascual, voluntario de la Parroquia de Sto. Domingo de la Calzada en la Cañada y quien nos ha invitado a participar en algunas mesas de trabajo, escribía una carta al alcalde de Madrid, reclamándole soluciones urgentes para la Cañada y el Gallinero, en términos similares a los que expresó en la reunión con los grupos políticos municipales el pasado 17 de marzo de 2010.

Y llegó el 8 de julio de 2009, fecha en la que todos los medios anunciaron el final del mayor asentamiento ilegal de España. La Comunidad de Madrid, como manifestaba el borrador del Anteproyecto de ley, daba de plazo un año para que los ayuntamientos implicados determinaran el uso del suelo objeto de desafección.

El principal problema de la Cañada es que abarca muchas cañadas, desde la que está formada mayoritariamente por chamizos, como el de Zohra Gaabouri y su marido Boughaleb (algún periódico relacionó la acelerada publicación de la propuesta de ley con el miedo a un foco de islamistas radicales), hasta la constituida por chalés y pisos en el Sector 1 (en Coslada). En cualquier caso, los portavoces de los diferentes ayuntamientos apostaron desde un principio por la creación de una zona verde lineal y por el realojo de los más desfavorecidos. La Comunidad de Madrid, mientras tanto, avisaba -tal vez un poco tarde- de que no permitiría situaciones similares a la de la Cañada Real Galiana en otras cañadas reales del territorio autonómico.

Unos días más tarde, El País publicó las propuestas o ideas (muy generalistas) de cinco arquitectos urbanistas para la Cañada Real: desde Andrés Jaque, quien proponía un programa coherente y organizado en cuatro estrategias, hasta Diego Barajas, que hablaba de su experiencia en el barrio del Cartucho de Bogotá, pasando por Carlos Sánchez Casas, Ecosistema Urbano y José María Ezquiaga.

Los vecinos, especialmente de algunos sectores -4 y 5-, han mostrado desde el principio, su protesta ante la intención de los consistorios de devolver al área su condición de zona verde y la Comunidad fue consciente de que la complejidad del asunto recomendaba no abordarlo con prisas, sugiriendo un nuevo plazo de dos años para resolver los asentamientos ilegales, aunque los ayuntamientos insistían en alcanzar, previamente, un consenso social.

A principios de agosto, los periódicos hablaban del censo de fincas que establecía el Anteproyecto de ley en un plazo de seis meses, aunque el grupo de Izquierda Unida de Rivas ya había anunciado el 23 de julio en un acto público con los vecinos del barrio de Covibar que el Ayuntamiento de esta localidad ya había concluido el suyo.

Tras el revuelo inicial, las vacaciones llegaron también para la atención mediática, que volvió su vista a la Cañada, únicamente para referirse a la línea de autobuses 339.

En septiembre, el informe de Ecologistas en Acción añadió un nuevo punto de vista crítico al debate sobre la futura ley. De sus conclusiones destaca la mención a la eliminación del 38% de la red de vías pecuarias en la Comunidad de Madrid, la recomendación de activar un “Programa de Actuación Integral” en el tramo de 14 km contemplado en el borrador, las dudas sobre las verdaderas intenciones del proyecto, y la exigencia del mantenimiento del carácter público de la Cañada.

En algunas de las reuniones del grupo que promueve Proyecto Cañada hemos hablado de la búsqueda de modelos en espacios que parecían perdidos y que se han recuperado para la ciudadanía, como el High Line de Nueva York, ejemplo sugerido por Daniel Zarza y parque que actualmente constituye uno de los reclamos más atractivos de la ciudad.

Septiembre fue también el mes de los primeros desacuerdos entre los Ayuntamientos implicados y la Comunidad de Madrid, desacuerdos que desembocaron en la acusación al gobierno regional de hacer trampas con la Ley, antes incluso de que ésta fuera remitida a la Asamblea a finales de mes. La falta de consenso entre, e incluso dentro de, los partidos políticos es evidente, aunque en octubre, Izquierda Unida supedita su apoyo a la aprobación de la Ley siempre que la Comunidad asegure el realojamiento de los más desfavorecidos.

Se suceden las manifestaciones de los vecinos, y en noviembre, la Asamblea anuncia la próxima modificación de la Ley del Suelo, que permitirá la aprobación de cualquier actuación urbanística por parte del gobierno autonómico sin el visto bueno del consistorio del término municipal afectado.

La atención de los medios de comunicación se centra a finales de año en las pésimas condiciones de vida en el poblado del Gallinero, vecino de la Cañada Real, y en el que Proyecto Cañada pretende medir sus fuerzas con el desarrollo de una primera probeta. Los voluntarios de la Parroquia de la Cañada denunciaron la ausencia de derechos para los más de 100 niños (algunos periódicos elevaban la cifra a 200 e incluso ¡a 500!) que viven en el poblado y que juegan entre ratas, con un porcentaje escandaloso de absentismo escolar, y sin ninguna esperanza ni actuación a la vista después de las inundaciones de un año antes. El Defensor del Menor denunció también la situación de los niños chabolistas en su informe anual.

El año 2010 comenzó con más noticias sobre el Gallinero, y de cómo sus habitantes hacían frente al frío, mientras Izquierda Unida reclamaba un plan de actuación urgente para este poblado.

En relación con la Cañada, los tres partidos políticos municipales de Madrid acuerdan unánimemente exigir a la Asamblea que conceda prioridad a la solución de los problemas sociales. Mientras, se suceden los derribos en febrero y marzo, y se desmantela un centro de venta de droga, problema que condiciona sobremanera la vida en el sector 6 de la Cañada, tramo que se incluye dentro del recorrido de una propuesta de turismo alternativo por Madrid.

En febrero, un informe del Ministerio de Medio Ambiente critica nuevamente la redacción de la Ley y echa en falta la correspondiente planificación territorial que conjugue los aspectos social, económico y medioambiental, para lo que sería necesario un acuerdo entre todas las administraciones públicas implicadas. El PSM aprovecha el informe para exigir a la Comunidad que modifique la ley, mientras la Plataforma para el Saneamiento de la Cañada Real de Rivas se encierra dos días para demandar a Esperanza Aguirre que cumpla con su obligación de recuperar la cañada como zona verde y espacio público.

El panorama, como se puede comprobar, no ha variado sustancialmente en los últimos meses, con una Ley cuya tramitación está bloqueada en la Asamblea de Madrid, por lo que los ayuntamientos de Madrid, Rivas y Coslada presionan a la Comunidad reclamando una solución urgente, definitiva e integral al problema de la Cañada.

Desde hoy, nos comprometemos a colgar todas las noticias y reportajes con regularidad en la página web con el fin de manteneros informados sobre todo lo que acontece en y alrededor de la Cañada Real Galiana.

Fran y Rafa (gv408 arquitectos)

“La Quinta Monroy”

Lunes, Abril 5th, 2010

Una de las cosas que nos apetece que ocurra en “proyecto cañada” es que aprendamos de experiencias parecidas, poder utilizar esta web como un canal donde se  muestren distintos ejemplos que han funcionado y que tienen temáticas comunes con algunos de los problemas que se presentan en la Cañada Real Galiana. El primer ejemplo es el de la “Quinta de Monroy”, en la ciudad de Iquique (Chile), un proyecto donde se conseguió que 97 familias se pudieran quedar en un terreno que habitaban desde la decada de los 60, y donde habían generado una gran cantidad de redes sociales. 97 viviendas en 5000 m2 y con un presupuesto muy limitado que además contó con el valor añadido de generar viviendas susceptibles de ser modificas y evolucionadas por los usuarios. Y todo gracias a un diseño participativo del estudio chileno Elemental.

No os perdais en las páginas de referencia los estados del antes y el después, así como los interiores modificados por los usuarios. También muy recomendable, aqui os dejamos un documental que explica el proyecto.

Documental del Proyecto Quinta Monroy en Iquique, Chile un diseño participativo de ELEMENTAL™